Entrevista a Francisco Huerta Benites

La reconstrucción se inició con 20 mil millones de soles. ¿Cree que será suficiente?

El objetivo básico de la reconstrucción con cambios (RC) es reponer la infraestructura que había con algunos añadidos que lo hagan menos vulnerable o más útil, así como no construir en zonas vulnerables. Siempre existirán restricciones de presupuesto público, pero lo más importante es que se aplique a proyectos, que bien listados, tengan el mayor impacto socioeconómico. Por ejemplo, sería malo que se muestre que se prefiere un proyecto con impacto positivo como X y se deje de lado un proyecto que tiene impacto mayor a X. Por ello los criterios de evaluación y selección de proyectos deben ser bien claros, y ser conocidos, ello le da legitimidad al proceso.

¿El plan de reconstrucción es el más adecuado o existe gran riesgo de que las obras se hagan en forma improvisada?

Un ideal razonable es que estas inversiones se hubiesen aplicado en un marco de desarrollo territorial, pues debemos saber que en el mundo avanzado las ciudades se están convirtiendo en el foco para lograr la competitividad. Si los gobiernos locales involucrados se moverían con enfoque estratégico y en la frontera de eficiencia, dicho proceso se hubiese facilitado. Ello hubiera aumentado más el PBI potencial regional/local y seríamos más competitivos, ¡con los mismos recurso!. Para otra vez será.

¿Cuáles pueden ser las principales debilidades de la reconstrucción?

Luego de establecerse las prioridades de manera consensuada, lo razonable hubiese sido que las responsabilidades de ejecución deberían ser del gobierno central, por razones de economías de escala, de ámbito y temporalidad, con un comité de supervisión formado por representantes de autoridades regionales/locales, y un comité consultivo formado por representantes de colegios profesionales y asociaciones empresariales relevantes.

Pero dada la estructura organizacional definida en la RC, lo adecuado es que se manejen con herramientas y técnicas de gestión para proyectos múltiples así como para cada proyecto, que existen en el mercado.  Así se aseguraría la debida mezcla entre presupuesto, cronograma y alcance, con los resultados esperados. Luego se debería hacer una evaluación ex post para cada proyecto. De esta manera podríamos anticipar una gestión razonable de la RC.

Estamos en agosto, a 4 meses de cerrar el año. ¿Se crecerá 2,8 % tal como espera el gobierno? ¿Por qué?

Nos inclinamos a estimar que el PBI crecería alrededor del 2,5%, pues la reciente reanimación de la economía, es por aspectos puntuales y aumentos de una sola vez, no es sostenible. La demanda interna y los créditos, por ejemplo, no muestran dinámicas deseables. El PBI potencial está alrededor del 3,5%, por lo que la brecha del producto es negativa en 1 punto porcentual, es nuestro techo de crecimiento y debemos al menos llegar a ese ritmo.

¿Después del 28 de julio, el gobierno mejoró sus políticas para reactivar la economía o solo la intención se quedó en el mensaje presidencial?.

El primer mensaje presidencial se enfocó en el mediano plazo (competitividad, informalidad, etc) que implicaba reformas clave, ello fue de interés; el segundo mensaje se concentró en el corto plazo (políticas monetarias y fiscales), sino veamos el reciente MMM (MEF), se apuesta por efecto crowding-in sobre la inversión privada por parte del gasto público, no sería suficiente. Creo que no debió perderse la perspectiva inicial. Hay que retomar el rumbo.

¿Realmente hay un obstruccionismo del fujimorismo o el gobierno por si solo puede hacer un mejor manejo de la economía peruana?

La política desde hace poco menos de un año, está afectando negativa y formalmente a la economía, ya no hay piloto automático. La oposición hace lo suyo, ello hay que anticiparle con aplicación de herramientas como la matriz de interesados y desarrollar las estrategias debidas para cada caso, parece que el gobierno no ha hecho lo suficiente. Es claro que el gobierno ha estado y está “disparándose a los piès”. El ruido político continuará estando en la mesa, deberá dar un giro de noventa grados a su gestión para que las cosas sean más predictibles para los agentes.

¿Hay indicios para creer que en el 2018, la economía crecerá entre 3 % y 4 % o todo es impredecible? ¿Por qué?

Estimamos que el 2018 el PBI crecería poco más del 3,5%, ello es posible si la situación no empeora, por cierto efecto “rebote”, y por mejoras del sector externo. El problema puede presentarse desde el 2019, en que podemos estar creciendo poco más del 3% anual, ello es insuficiente para absorber el empleo y mejorar el existente. Para ello deberíamos crecer al menos 4,5% anual. Propongo que deje de discutirse sobre el PBI efectivo mensual, y centrarse en el PBI potencial y què debería hacerse para que sea 5/6 por ciento anual. Todos ganaríamos

Cómo evalúa la gestión de Elidio Espinoza. ¿Cree que está haciendo una buena gestión en inversiones?

Las empresas exitosas en el mercado son las que generan valor para sus clientes, es decir, que son capaces de diferenciar claramente sus productos y se posiciona adecuadamente. Asì, para evaluar, por ejemplo, una gestión deberíamos hacer dos preguntas:

¿Qué es lo que ha hecho la gestión municipal, que razonablemente no hubiese podido hacer otra gestión?.

¿Qué es lo que no ha hecho la gestión, pero que razonablemente se hubiera podido hacer?.

En ambos casos la evaluación es evidentemente deficitaria, ejemplos sobran. Seguramente cualquier ciudadano, desde su perspectiva, llegará objetivamente a similares conclusiones.

¿Cómo evalúa la gestión de Luis Valdez al frente de la región?

Lo señalado para la gestión municipal, se aplica muy bien para la gestión regional. Además el manejo del PECH no pudo ser peor, este proyecto debe ser rediseñado. Hay evidentes costos sociales que ha ocasionado la ineficiencia, ello se puede medir, lo pagan todos menos los responsables. Contribuyamos a mejores gobiernos subnacionales.

 ¿La economía liberteña crecerá más que el año pasado?

La economía regional en últimos años viene creciendo poco más de un tercio del crecimiento nacional, por ejemplo, el año 2016 el PBI regional creció menos del 1% mientas el país creció 3,8%. Nuestro PBI potencial regional debe estar alrededor del 3%, que fue afectado por “el niño” (riqueza stock). Al menos deberíamos crecer al menos a esa tasa. El PBI regional para este año crecería algo menos al año pasado, esperándose algún efecto de las inversiones por la reconstrucción.

¿El próximo año será mejor para la economía regional? ¿Por qué?

El año 2018 la economía regional podría crecer entre 1,5 y 2%, una de las razones sería por la reconstrucción y otras consideraciones productivas, pero será sin duda insuficiente.

Aspectos como innovación, productividad y competitividad deberían ser temas emblemáticos para el sector público, dejar el marco declarativo y diseñar estrategias e instrumentos con metas puntuales y ambiciosas. Deben tener una matriz de desarrollo.

Francisco Huerta Benites

Instituto de Economía y Empresa

Ongd “Ciudad feliz”

 Fuente: DIARIO LA INDUSTRIA (Suplemento CASH)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: