El Cálculo político de no a la revocatoria.

Por: Edgar Vásquez

Todo está calculado

Gestos y alianzas desesperadas. Cierran filas y en el amanecer de julio lo que se ve son apenas atisbos de la encarnizada lucha por mantener la alcaldía de Trujillo. El panorama queda mucho más claro conforme pasan los días. Por ejemplo resulta evidente que el respaldo de la dirigencia aprista al vapuleado alcalde provincial tiene dos caminos: Seguir en buenos términos las “coincidencias y consensos” en Sedalib, en época de cuestionados procesos públicos y el segundo rumbo es neutralizar el crecimiento de figuras políticas ajenas al nuevo ‘candidato natural’ del aprismo, pues también es obvio que ha nadie cae bien la idea de que Rocio Taboada lidere el bloque de oposición pro revocador en el Concejo con implicancias y protagonismos no calculados.

En la vereda del frente resulta más fácil evidenciar como los afanes figurativos pasan la delgada línea entre la defensa de la consigna ciudadana y el apetito político. En ambos frentes juegan su partido con sus propias reglas, moviendo sus piezas.

Que Elidio cruce los dedos para que el ofrecimiento del Ministro Dumler no sea congelado en el nuevo gobierno, por las clásicas revisiones presupuestales de entrada, puede ser que el gesto del titular de la cartera haya sido para la foto y sea una ilusión para el alcalde ansioso de buenas noticias, que por los menos desde Lima hasta ahora no habían llegado incluso cuando les prometieron dinero para las cámaras de video vigilancia.

Queda claro que no son únicamente ciudadanos independientes de buen corazón y con mucho tiempo libre los que su suman a la causa revocadora. Es una mistura entre despecho, oportunismo, el cálculo político y la innegable desazón ciudadana que debería servir para una reingeniería administrativa y que, saludablemente, podría comenzar desde los que hoy parecen intocables, pues innegable es que nuestra primera autoridad municipal ha tenido más de una oportunidad para resarcir errores ya que su lenta reacción es milimétricamente aprovechada por sus opositores, nada santos; tampoco.

Fuente. Diario La Industria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: