Devolver autoridad a padres en familia educar con valores, disciplina y responsabilidad

Paralelo a reforma de constitución cimentar educación con valores

Por: Amaro Rodríguez S.

Podría ser oportuno mediante referéndum consultar a la población su decisión de emprender la reforma o cambio de la actual Constitución Política del Perú, vigente desde el año 1993 aprovechando las elecciones generales de 11 de abril para que sea el próximo gobierno sea el que convoque a una asamblea constituyente, para adecuarla a nuestros reales requerimientos, no respaldados por la actual Constitución.

Estamos cosechando con el actual comportamiento de nuestra población, los resultados de un manoseo casi continuo de  nuestro sistema educativo, en el marco de una disimulada permanente y deficiente reforma, no adecuada a nuestra realidad porque  sus tangenciales cambios no están arraigados en el núcleo de una reforma educativa, por esa razón tenemos una población que adolece de graves deficiencias para mantener una democracia con gobernabilidad.

Los padres de familia son los primeros educadores de sus hijos, por limitaciones impuestas por las reformas educativas han perdido autoridad sobre sus hijos, numerosos padres de familia agobiados por la pobreza toleraron se fortalezca  una equivocada cultura de la viveza criolla y estimularon a hijos en conductas antisociales para ser “vivos” y traer algo para sus hogares, como  tener “suerte” de encontrar dinero en la calle.

Hijos adolescentes rebasaron la autoridad paternal, acicateados por el propio descuido de los padres en la formación moral de sus hijos, por el incumplimiento de normas morales a los que estaban obligados acatar para ser una familia con mejores pilares. Lamentablemente la primera educación que se da a los hijos en el hogar es convincente por  el  ejemplo que se dé, de lo contrario son simples palabras sin sustento real.

Para asegurar nuestra democracia en el tiempo, se requiere a jóvenes quienes llegen a la ciudadanía con valores básicos, como la disciplina, la responsabilidad, la honradez, la justicia, la solidaridad, que sea más fácil su unificación en momentos que la patria requiere su participación activa para intervenir a la solución  de los problemas públicos que afecten a la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: