Desafíos del desarrollo local y regional

  • Crisanto, F.

Era hora que el gobierno nacional trabaje coordinadamente por el desarrollo local y regional, la pata coja de siempre era que los tres niveles de gobierno trabajaban como haciéndose la competencia para ver quién se llevaba más aplausos, esta forma de gestión pública debe superarse. La iniciativa de Kuczynski de crear el ministerio de apoyo a las regiones para “simplificar los procedimientos, para que las municipalidades puedan hacer sus proyectos y los terminen, en vez de que se queden a medio hacer”.  Me parece una idea revolucionaria. No debemos tener miedos gobernadores y alcaldes al cambio político.

Así como los gobernadores regionales y alcaldes solicitan que se les otorgue el 50% del presupuesto nacional desde el 2017 y que se derogue la ley que prohíbe la reelección de autoridades de regiones y municipios. Actualmente, ambos niveles de gobierno sumados reciben el 33% y el Gobierno Central el 67%. Además la derogación del artículo 12 de la Ley de Presupuesto Público, que limita las modificaciones presupuestarias. Pero sería oportuno que los gobernadores y alcaldes no solo pidan y gasten, sino tal como Durant y Stiglich (2015) afirman:

Para crecer nuevamente al 7% o más y que los ingresos de las familias aumenten de manera inclusiva y sostenida, se requiere incentivos ponentes a la innovación, a la eficiencia, a la inversión en el capital humano, facilitar el crecimiento de sectores de alto nivel agregado e inversión en infraestructura. Superar las trampas de la productividad requiere reformas profundas y complejas en distintas áreas: laboral, financiera, educativa, judicial, transportes, infraestructura, etc. Estas son muy difíciles de lograr sin consensos políticos y sociales amplios, y sin mejoras sustanciales en la capacidad de acción del Estado.

La agenda regional aplicada al desarrollo sería como dice Juan Mendoza, director de la Maestría de Economía de la Universidad del Pacífico; antes de incrementar las partidas presupuestarias se debe tomar en cuenta la eficiencia en la ejecución del gasto por parte de los gobiernos subnacionales. “Si el nuevo gobierno acepta las medidas planteadas por las regiones y municipios, estaría relajando la disciplina fiscal y habría menos control del gasto. Sin negar que existen necesidades, no creo que la capacidad de ejecución de los gobiernos subnacionales justifique un incremento de la asignación”, explica. Otro aspecto que el gobierno entrante debe tomar en cuenta es el alto índice de corrupción en las regiones. Actualmente, cinco ex gobernadores regionales (Gregorio Santos, César Álvarez, Kléver Meléndez, Wilfredo Oscorima y, recientemente, Gerardo Viñas) están en prisión por presunta malversación. Además, varias autoridades regionales en funciones están bajo investigación.  “Sería funesto que derogaran los artículos [de la Ley de Presupuesto que limitan las modificaciones presupuestarias], porque son un mecanismo que permite una adecuada rendición de cuentas”, opina Mendoza.

A las preguntas:

  1. ¿Está de acuerdo con la creación de un ministerio de apoyo a las regiones?
    2. ¿Cuál considera que es el principal problema que enfrentan los gobiernos regionales?
    3. ¿Cuál debería ser la primera medida del gobierno de Kuczynski para apoyar a las regiones?

Yamila Osorio Delgado
Gobernadora regional de Arequipa

  1. Mayor presencia de funcionarios en regiones
    Estoy de acuerdo con que, más allá de un ministerio de regiones o de descentralización, se cree un espacio que institucionalice al gobierno nacional con los subnacionales. El objetivo debe ser que la mayor capacidad de decisiones de los diferentes ministerios se pueda desburocratizar y que haya mayor presencia de funcionarios en las regiones.
  2. Hacen falta recursos financieros y personal
    Hay un déficit de personal y de funcionarios calificados. Si queremos que los gobiernos regionales y locales tengan un rendimiento más eficiente, eso depende del equipo humano con que se trabaje. Hay una brecha muy grande entre el personal que tenemos y las competencias que debemos asumir. Nos trasladan las competencias pero no los recursos.
  3. Se deben agilizar las inversiones públicas
    Tener mayor presencia del Gobierno Central en las regiones. Es decir, si armamos un buen equipo de funcionarios en cada región, creo que se podrían agilizar las inversiones y el crecimiento económico. El primer impulso que tendrá en sus manos el gobierno entrante será cómo agilizar la inversión pública y eso pasará por dar apoyo técnico a las regiones.
    Manuel Gambini Rupay
    Gobernador regional de Ucayali
  4. Se debe enfocar en problemas amazónicos  
    Estaré de acuerdo [con el nuevo ministerio propuesto] solo si va a ser el ministerio rector, que priorice los problemas de las regiones, sobre todo los problemas amazónicos. Si no es así, no sería tan necesario crear un ministerio. Casi todos los ya existentes tienen sus direcciones en las regiones. No sé qué otro papel cumpliría el ministerio de apoyo a las regiones.
  5. Las regiones somos como municipios chiquitos
    El principal problema es que la economía no está bien distribuida. Cuando postulamos creamos nuestro plan de gobierno, pero cuando queremos ejecutar los compromisos ya no podemos cumplir, porque el presupuesto de las regiones es pequeño. Las regiones no aparecen como un gobierno independiente, sino como una municipalidad chiquita.
  6. Desplegar mejores estrategias públicas 
    Debe evaluar las grandes necesidades de cada región, hablar mucho con los gobernadores regionales. En Ucayali, por ejemplo, estamos mal en salud y educación. Para apoyar a las regiones se deben mejorar las políticas públicas con más recursos. Nos encargan la educación, pero no tenemos recursos para diseñar estrategias regionales. No podemos avanzar.

MOVIMIENTOS REGIONALES AL 2018

Que será la vida de don Robinsón Rivadeneira por el Movimientos Unidos por Loreto y Carlos Valencia Miranda de Cusco en Acción, fueron respetados mientras estuvieron en el Poder. Hoy no solo las formas de hacer política han cambiado, sino que nadie tiene una percepción positiva sobre la misma.  En Noviembre de 2006 los independientes vivían su mejor momentos, setenta Movimientos Regionales dominaban el panorama nacional.  Los candidatos independientes lideraron votación en el 2006, muchos independientes apostaron por el pragmatismo y atención a los reclamos sociales, el desafío fue construir gestión que combine lo técnico y social, sin embargo muchos de ellos, no pudieron cubrir las expectativas de la gente. Pero fueron otros tiempos, la agenda al Bicentenario 2021 son otras.

Finalmente, a catorce años del posicionamiento de los movimientos regionales en el Perú, es de necesidad construir una agenda regional donde los niveles de gobierno regional y local trabajen no solo por su territorio, sino por todos los territorios del Perú.

  • Antropólogo social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: