Clima extremo amenaza la vida

clima [540x350]

Por: Carlos A. Bocanegra García *

Las altas temperaturas registradas en Lima  30 °C y en Piura 37.7 °C con una sensación térmica de 42.8°C (día 10 de febrero), con temperaturas que superan los 27 °C en Trujillo, son datos que deben dejar de ser tomados como anecdóticos y de sorpresa. Las temperaturas registradas en Piura se asemejan a las ocurridas en los años 1988 y 1991 cuando se presentó el Fenómeno “El Niño” moderado, que fue responsable de los desastres naturales asociados al clima.

Sin duda, las condiciones climáticas extremas son una realidad y se agudiza con el pasar el tiempo, lo cual es la evidencia del cambio climático que es la mayor amenaza mundial y en particular para nuestro país catalogado con el 3er país con mayor vulnerabilidad.

Actualmente se observa que las aguas superficiales del mar se encuentran en aumento por la presencia nuevamente de la denominada onda de Kelvin que es una masa de agua cálida que se desplaza desde las costas e Indonesia, evento que se registró hasta el mes de marzo pasado y luego a partir del mes de julio se normalizo, sin embargo ahora nuevamente asistimos a la presencia de dicho evento cuyo arribo total se estima para el mes de marzo, este evento significó la estocada final a la biomasa de anchoveta que cayó a niveles de desaparición de la especie en el mar peruano. El clima extremo se vive a nivel mundial, ya en marzo del 2012 se consideró como uno de los años más cálidos, en América del Norte prácticamente se “cocinó” a temperaturas infernales, que derritieron toda la nieve y el hielo invernales y batieron por amplio margen los récords térmicos de los últimos 150 años.

En consecuencia estamos asistiendo a eventos meteorológicos extremos sin precedentes que irán en aumento en cantidad y severidad, y si se mantiene el actual ritmo de contaminación de gases de efecto invernadero. Todo este se conoce pero sin embargo poco se avanza en los compromisos de los países para enfrentarlo, una muestra son las cumbres, conferencias, y demás reuniones sobre el clima (COP), que termina con solo declaraciones. Estamos advertidos, estas manifestaciones seguirán en aumento en los próximos decenios, tal como la frecuencia de precipitaciones intensas en regiones tropicales y en latitudes alejadas del Ecuador, sostiene el Special report on managing the risks of extreme events and disasters to advance climate change adaptation (informe especial sobre el manejo de riesgos de eventos extremos y desastres para promover la adaptación al cambio climático). Las enormes cantidades de calor y humedad atrapadas en la atmósfera son un potente combustible para los eventos extremos.

El mensaje es que debemos tomar en serio el tema ambiental para tomar decisiones adecuadas sobre el manejo de riesgos de desastres relacionados con el cambio climático, pues se espera que las sequías serán más intensas al igual que las precipitaciones. El científico Harmeling miembro del IPCC (Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático),  menciono que “Es difícil asignar fondos públicos o de donantes para un fenómeno que quizá no ocurra dentro de muchos años.

Sin embargo, un país como Honduras, que en 1998 fue demolido por el huracán Mitch y otras tormentas y lluvias intensas posteriores, nunca se recuperó y luego comparó: “Bangladesh pudo realizar inversiones importantes en la prevención, por lo cual sufrió menos daños en los últimos tiempos”.

Ante la eventualidad de un Fenómeno “El Niño “ de magnitud impredecible, urge la necesidad de poner a funcionar los sistemas de alerta a la población, modificar las políticas de uso de las tierras en zonas vulnerables como las quebradas (ejemplo reciente lo ocurrido en Chosica), perfeccionar la vigilancia sanitaria, el suministro de agua y los métodos de drenaje si existieran.

(*) Docente Principal de la UNT. Biólogo Pesquero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: