Bar, billar y discoteca donde se ejercería la prostitución clandestina, clausurados por la Municipalidad Provincial de Trujillo

Bar El Pistolero, clausurado (1)

Un bar restaurante, una sala de billar y una discoteca donde se ejercería la prostitución clandestina, han sido clausurados temporalmente por la Municipalidad Provincial de Trujillo durante un operativo inopinado llevado a cabo este martes por la Gerencia de Seguridad Ciudadana y Defensa Civil, conjuntamente con las subgerencias de Salud, de Licencias y Comercialización, de Defensa Civil y de Seguridad Ciudadana, en el marco del plan “La Hora Trujillo”, dispuesto por el alcalde, Elidio Espinoza Quispe.

Los negocios clausurados temporalmente por 30 días son el bar restaurante “El Pistolero”, ubicado en el jirón Zepita 490, en el centro histórico de la ciudad, por carecer de certificado de defensa civil y transgredir la Ordenanza Municipal N° 024-2014-MPT, que regula el expendio, consumo y la venta de bebidas alcohólicas.

También, un sala de billar sin nombre, situada en la confluencia de las calles Miguel Grau y José Olaya (manzana B, lote 11), por las inmediaciones de la Universidad Privada del Norte, en la urbanización Dean Saavedra, por no contar con licencia de funcionamiento (infracción B-301) ni certificado de defensa civil.

Así mismo, una discoteca sin nombre, de la avenida Metropolitana I, manzana A, lote 02, urbanización Virgen de la Puerta, por no contar con licencia de funcionamiento (infracción B-301) ni certificado de defensa civil, el mismo que permitiría el ejercicio de la prostitución clandestina, según denunciaron los vecinos de la zona.

De acuerdo a esta misma fuente informativa, el establecimiento tendría la protección de una banda delincuencial denominada “La Jauría”, versión que estaría reforzada por las calcomanías de color rojo, con ese nombre, colocadas desde la puerta principal hasta los ambientes interiores del inmueble.

Durante el operativo también ha sido infraccionado el restaurante clandestino “Al fondo hay sitio”, ubicado en la calle Lambayeque 230, urbanización Aranjuez, de propiedad de Bienvenida Sánchez Morales de Rubio, a quien se le ha otorgado plazo para regularizar la documentación del negocio.

El despliegue municipal ha comenzado minutos después de las cinco de la tarde de este martes y se ha prolongado hasta cerca de las nueve de la noche, con la participación de fiscalizadores de las subgerencias de Salud, de Licencias y Comercialización y de Defensa Civil, así como de agentes ediles, al mando del gerente de Seguridad Ciudadana y Defensa Civil de la Municipalidad Provincial de Trujillo, David Figueroa Armas, y del subgerente de Seguridad Ciudadana, Fernando Armas Mejía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: