EducaciónHistoriaTendencia

10 de junio de 1918: nace la primera mujer que ocupó una cátedra universitaria en el Perú

  • ELLA DUMBAR TEMPLE (PRIMERA HISTORIADORA PROFESIONAL EN LA ACADEMÍA DE HISTORIA)

Nació en Lima. Poseía un linaje piurano por la familia paterna, siendo nieta de Robert Sinclair Temple, Escocia, quien llegó a esa región en la década de 1890. Su parentesco se vincula a los Seminario y, por ende, al héroe Miguel Grau. Ella adopta como segundo nombre Dunbar para representar su relación con Escocia. Además fue condesa por su matrimonio con el conde Carlos Radicati di Primeglio.’

En primera instancia, estudió jurisprudencia en la Pontificia Universidad Católica del Perú y presentó su tesis «La institución del jurado» en 1938, tan solo con 20 años de edad. Posteriormente ingresa a San Marcos egresando como abogada en 1941, mientras que en 1946 se convierte en Doctora en Historia y Literatura, y ejerce la docencia en esta universidad desde 1945.

Fue la primera historiadora profesional en la Academia Nacional de Historia. La primera en una Junta Directiva del Colegio de Abogados de Lima y la primera como Vocal Superior Suplente, cuando aún la mujer no era ciudadana en ejercicio.

Javier Pulgar Vidal jamás habría imaginado que la señorita Dunbar Temple llegaría a ocupar estos importantes cargos negados hasta entonces a la mujer porque muy a su pesar la desaprobó en la cátedra principal de Filosofía de la Religión, cuando la señorita cursaba el primer año en la Facultad de Letras en la Pontificia Universidad Católica del Perú.

«En relación con su pensamiento general de insurgencia, era también algo alejada de los pensamientos religiosos y me expresó que ella no creía mucho en las enseñanzas que yo empecé a impartir. Llegado el día del examen tuve el desagrado de aplazar, se molestó muy agriamente y me dijo: nunca nadie me ha aplazado en materia alguna», rememoró el amauta Pulgar Vidal.

Luego de este incidente la amistad entre maestro y alumna se consolidó con el transcurrir de los años, tal es así que el autor de las Ocho regiones del Perú fue quien le presentó a Julio C. Tello, estudioso que acentuó el pensamiento de Ella Dunbar Temple sobre la cultura del antiguo Perú.

El historiador Miguel Maticorena señala que es múltiple la obra escrita por Ella Dunbar Temple. «Fundamental fue la aportación de la historiadora a la Colección Documental de la Independencia del Perú. De un total de 86 tomos, Temple publicó 14», anotó.

Sus aportes bibliográficos son fundamentales para una comprensión cabal de la participación del pueblo peruano en el proceso de la emancipación.
Otro hecho que enaltece la memoria de la Profesora Emérita de San Marcos es la creación de la Fundación Biblioteca Museo Temple-Radicati, Centro de Altos Estudios de Investigaciones Peruanistas, que guarda entre sus tesoros una colección de 25 quipus inéditos que pertenecieron a su esposo Carlos Radicati, con quien compartió su pasión por la investigación.

 

Fuente: F/tribuna Rosina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *